Receta de galletas de harina de almendra y mermelada

Estas galletas de harina de almendra y mermelada son muy fáciles de hacer a las que le puedes añadir tu mermelada preferida. Son unas galletas muy suaves que se deshacen en la boca, hechas con unos pocos ingredientes muy sencillos. Todos los miembros de tu familia, tanto los niños como los adultos, adoraran estas galletas de mermelada absolutamente deliciosas.

Estas cookies llamadas de huella dactilar, obtienen su nombre de la forma de la galleta, ya que se obtiene presionando con el dedo pulgar sobre la superficie de la galleta, antes de hornear.

¿Cómo hacer galletas de mermelada?

Estas galletas cubiertas de mermelada se ven tan elegantes que no creerás lo sencillas que son de hacer. Perfectas para tomar acompañada de un café o una taza de té, con un sabor simple y rico, pero tremendamente irresistibles. Tampoco vamos a utilizar las claras de huevo, así vamos a conseguir unas galletas más masticables.

Unas galletas muy vistosas, que te doy a continuación los sencillos pasos, de cómo hacer galletas de mermelada para que te salgan deliciosas.

Información Nutricional

  1. 🍽️ Categoría: Galletas
  2. 🥣 Cocina: Española
  3. 🔪 Tiempo de preparación: 15 min
  4. Tiempo de cocción: 20 min
  5. 👨🏼‍🍳 Dificultad: Fácil
  6. 👨‍👩‍👧‍👦 Raciones: 16

Utensilios imprescindibles

  1. Batidora de varillas
  2. Bol
  3. Varillas
  4. Tamices de harina
  5. Horno
  6. Rejilla para enfriar
  7. Espátula de silicona

Ingredientes

Ingredientes para la masa de la galleta:

  • 90 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 50 g de azúcar glass
  • una pizca de sal
  • 1 yema de huevo a temperatura ambiente
  • 110 g de harina de trigo
  • 50 g de harina de almendra
  • 1/2 cucharadita de levadura o polvo de hornear

Para la Cobertura:

  • 1 yema de huevo a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de leche
  • 1 cucharadita de aceite de girasol
  • Mermelada
  • Almendras picadas

Pasos para hacer galletas de harina de almendra y mermelada

  • Paso 1. En un bol ponemos la mantequilla en punto pomada, agregamos el azúcar y una pizca de sal. Batimos con una batidora eléctrica o unas varillas hasta que obtengamos una mezcla cremosa y homogénea. Tardarás unos 2 – 3 minutos, más o menos, si lo haces con una batidora de varillas.
  • Paso 2. Agregamos la yema de huevo y mezcla un poco más a velocidad media.
  • Paso 3. Rebañamos los bordes del bol con una lengua de silicona. Tamizamos la harina, la almendra molida y la levadura sobre la mezcla. Mezclamos con movimientos suaves y envolventes, no vamos a trabajar demasiado la masa, solo hasta que tengamos una masa homogeneizada sin grumos.
  • Paso 4. Precalentamos el horno a 170 °C con calor arriba y abajo. Preparamos una bandeja cubierta con papel vegetal, o engrasada.
  • Paso 5. Forma bolitas con la masa del tamaño de una nuez. Para que todas las bolas sean del mismo tamaño puedes ayudarte de una báscula de cocina.
  • Paso 6. Una vez gastada toda la masa, presiona con el dedo pulgar en el centro de la pelotita de masa. Una vez horneado será donde pongamos la mermelada.
  • Paso 7. Llevamos al horno y horneamos a 160 °C durante 15-20 minutos, o hasta que los bordes estén dorados.
  • Paso 8. Mientras se hornean las galletas, batimos ligeramente la leche, con una yema de huevo y el aceite.
  • Paso 9. Cuando estén listas las galletas, sacamos del horno y dejamos que se atemperen. Una vez templadas las colocamos en una rejilla, y las barnizamos por la parte superior con la mezcla de huevo.
  • Paso 10. Con una cucharadita o una manga pastelera desechable, ponemos la cubierta de mermelada y opcionalmente una poca almendra picada.

Consejos para hacer galletas de mermelada

  • Debes controlar el tiempo de horneado. Cuando empiecen a dorarse las galletas de mermelada, retíralas inmediatamente del horno
  • No debes amasar en exceso la masa, así evitaremos que las galletas salgan demasiado duras. Solo integraremos los ingredientes sin sobre amasar.
  • Las galletas de harina de almendra, si las guarda en un recipiente cerrado, cuando estén frías, se conservaran perfectamente a temperatura ambiente durante 3 días, si no hace excesivo calor. En la nevera estarán perfectas durante una semana.

Recetas relacionadas

5/5 (1 Review)

Deja un comentario